imagen cabecera

Nuestras emociones (ii)

Pin It

Emociones, hay muchas. Por su naturaleza, por su intensidad, por su duración, el abanico es enorme. Dicen los entendidos que hay cuatro básicas: ira, miedo, tristeza y alegría, pero la verdad es que nos ponemos a pensar en todas las que hay …

En mis talleres, cuando hablamos sobre este tema, pongo un video que no dura más de 3 minutos, una escena con dos únicos personajes, y para cada uno de ellos logramos identificar media docena de emociones distintas. Es una escena especialmente “emotiva” pero nos demuestra que no solo podemos sentir una emoción sino varias a la vez o encadenadas. Por ejemplo: sorpresa, embarazo, vergüenza, decepción, humillación … todas estas emociones pueden darse en un mismo episodio de nuestra vida.

Por otra parte, que aburrida sería la vida sin emociones !! Necesitamos tener emociones, y por eso las buscamos constantemente:

– vamos al cine, escuchamos música, nos subimos a una montaña rusa,

– participamos en un concurso,  vamos al fútbol, montamos en moto …

En mi post anterior comentaba que primero sentíamos y luego pensábamos. Y esto es así. Pero también, el tener pensamientos positivos puede conducirnos a tener emociones positivas (el tener pensamientos negativos nos conducirá a emociones negativas). A través de nuestros pensamientos podemos provocar modificaciones en nuestras emociones y tratar de romper un circulo vicioso si hemos caído en un bucle negativo.

Todos conocemos personas alegres y optimistas. Por lo general, esta gente es abierta y flexible, habladora, segura de si misma, con capacidad de convicción, etc…

Todos conocemos personas tristes y cenizos. Esta gente se encierra en si misma, es callada, solo sabe decir no, no tiene ninguna predisposición al cambio, acaba siendo insegura, etc…

Si os daís cuenta, he tratado de describir dos círculos emocionales, uno positivo y otro negativo. Cuál preferís ? Moraleja, hay que ser alegre y optimista, con mucho sentido del humor.

Además, las emociones negativas, llevadas a su extremo pueden acabar desembocando en enfermedades de orden psicosomático:

– la tristeza en depresión

– la ira en resentimiento o agresividad

– el miedo en fobia

– la culpa en remordimiento

Intentemos siempre racionalizar nuestras emociones y canalizar esa energía hacia el lado positivo. Podemos aprender a tener pensamientos positivos / emociones positivas en nuestro trabajo en nuestra familia, con nosotros mismos. No caigamos en el circulo incorrecto.

Las emociones que se convierten en duraderas pasan a ser estados de ánimo y entramos en un mundo más complicado de resolver, si esos estados de ánimo penalizan nuestro comportamiento personal y social. En ese momento es más difícil romper el círculo. No dejemos que nuestras emociones negativas nos secuestren y se conviertan en algo permanente, parte de nuestra personalidad.

Para los que queráis profundizar en este tema, os pincho aqui un interesante documento de libre difusión de Mariano Chóliz (2005): Psicología de la emoción: el proceso emocional. Que lo disfrutéis:

Proceso emocional

________________________________________________________________________________________________________________________

CURIOSIDAD

Si necesitaremos demostrar nuestras emociones constantemente que en el mundo de la comunicación han tenido que inventar los emoticones !!! Estos simpáticos simbolitos no son muchas veces más que un medio de adornar nuestro lenguaje escrito con indicadores de emociones (normalmente las emociones simpáticas …). Con ellos, conseguimos mostrar al receptor de un mensaje una cierta emoción para darle más valor a las palabras enviadas. Así demostramos nuestras emociones en el mundo digital … Lo necesitamos.

Escribe tu comentario:

3 Comments

  1. De acuerdo con el articulo. Hay programas de coaching personal que permiten focalizarnos en las emociones positivas, métodos de auto convencimiento, pienso en la PNL y el método Cauet. Pero en el dia a dia es dificil quitarnos de encima emociones cuando vivimos experiencias dolorosas, como el rencor, la angustia, la tristeza, etc. Y a veces me pregunto como se puede conseguir cambiar estas emociones negativas en positivas. Dificil, pero me encantaria saber como sin tener que consultar a un psicologo durante años.

    • Imagen de perfil de Javier Catalina

      Gracias por tu comentario Ana.

      Efectivamente, hay radica el problema y entramos en el mundo de la psicología que tu bien conoces y yo no. No obstante me aventuro a decirte que el control de las emociones se parece a veces a dejar de fumar.

      Tenemos emociones y tenemos ganas de fumar pero en un momento dado tenemos que decidir controlar a ese secuestrador que nos coarta y nos condiciona. No se trata de reprimirnos (bueno, en lo del tabaco un poco …), se trata de mentalizarnos y tratar de enfocar esa emoción o sentimiento por el lado positivo. Hay muchos autores que dicen que no hay emociones positivas y negativas, que todas son buenas y necesarias, lo importante es saberlas gestionar. Es difícil claro, pero se puede. A veces solos y a veces con ayuda.

      De todas formas, no creas que el coaching personal está enfocado necesariamente a corregir secuestros emocionales. Eso os corresponde a vosotros, los psicólogos !! El coaching es una técnica de mejora personal sin más pretensiones que poner sobre la mesa técnicas y metodologías para su consecución, no son sesiones terapeúticas !!.

  2. Estoy totalmente de acuerdo con tu post Javier. ¡Ojalá! pensaramos todos un poquito más en positivo en estos momentos, pues estoy segura que “algo” podríamos cambiar de la situación actual que estamos viviendo.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Abrir la barra de herramientas