imagen cabecera

Nuestras emociones (i)

Pin It

Que bonita palabra: emoción.

Vamos a dedicar varios posts a las emociones. Ya veréis que interesante.

Emoción viene de movere (mover) con el prefijo e (hacia). O sea, emoción es “moverse hacia”. Y así es, las emociones guian nuestras acciones. Y están muy presentes en nuestra vida cotidiana: “que emoción !”;  “me ha emocionado esta escena” “que acto tan emotivo” “me gustan las emociones fuertes” …

¿ Por qué son tan importantes nuestras emociones ? Pues básicamente porque determinan, o al menos influyen en nuestro comportamiento. Los seres humanos (y muchos otros animales) seguimos la siguiente secuencia lógica:

1. Percibimos

2. Sentimos (<– emoción(es))

3. Pensamos (bueno, a veces no ….)

4 Actuamos (comportamiento)

5 Conseguimos un determinado resultado

Nuestras emociones son la primera reacción a lo que percibimos de nuestro entorno. A partir de ahi, nuestro pensamiento viene condicionado por el tipo e intensidad de la emoción sentida. Este pensamiento, impregnado de emociones es el que determina nuestro comportamiento que cosecha una reacción de nuestro entorno. Y vuelta a empezar.

Esto nos lleva a varias reflexiones curiosas:

– Nunca podemos ser cien por cien objetivos, frios, racionales ya que tenemos emociones trabajando de forma consciente o inconsciente.

– El control de nuestras emociones (que no su represión) es básico para que nuestro comportamiento sea eficiente e incluso diría yo, socialmente aceptable.

Las emociones se gestan en el cerebro, en el sistema límbico (60 millones de años ….), que incluye todos nuestros sensores del exterior (todos nuestros sentidos descargan en este sistema su información). El sistema límbico es muy poderoso, de hecho todo el resto del cerebro (cortex y neo cortex –> esa sustancia blanquecina tan apreciada en las películas de terror ….) se ha ido desarrollando a partir de él y sigue jugando un papel preponderante en todos los procesos cerebrales.

El hecho de que las emociones gobiernen (aunque sea parcialmente) nuestros actos es una tesis que actualmente es la más aceptada pero no siempre ha sido así. Al final se ha podido demostrar que nuestro cerebro emocional es más rápido actuando que nuestra parte racional, con lo cual, gana siempre.

Este cerebro emocional, que nos ha ayudado a sobrevivir al peligro en las selvas y sabanas, es también el responsable de nuestras primeras impresiones sobre la personas y las cosas, antes de racionalizar una opinión más fundada.

Y para colmo, el cerebro emocional suele tirar de hechos y situaciones pasadas con alta carga emocional y las usa para interpretar la realidad del momento (los famosos traumas o experiencias pasadas ….)

Vamos, que todo nuestro sistema emocional, el que nos permite vivir, disfrutar, sentir, sufrir, etc.. es bastante imperfecto desde el punto de vista de adaptación social. No ha evolucionado a la misma velocidad que nuestras estructuras sociales y a veces nos pone en aprietos. Se nos ha quedado un poco “obsoleto” en algunos aspectos y no reacciona de la forma más óptima en algunas ocasiones. Por ejemplo, cuando perdemos los nervios, cuando nos bloqueamos ante una situación, cuando nos sentamos al volante y cambiamos nuestro perfil de comportamiento …

Pero en cualquier caso, las emociones nos hacen ser humanos y nos distancian del resto del reino animal ya que las tenemos mucho más desarrolladas y matizadas que cualquier otro ser vivo. Continuará …

Escribe tu comentario:

One Comment

  1. Interesantísimo!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Abrir la barra de herramientas